La vida monástica y los sacramentos prescritos por la iglesia católica romana no me ayudaron a conocer a Cristo de manera personal y encontrar salvación. Me di cuenta que los sacramentos hechos por hombres de mi iglesia y mis buenas obras eran vanas para la salvación. Solo conducen a una falsa seguridad. Mi teología me enseñaba que la salvación se obtenía a través de obras y sacrificios, mi teología NO me daba seguridad de salvación; la Biblia si me ofrece esa seguridad. Había esta tratando de salvarme a mi mismo a través de mis obras. Estaba ahogado en un sistema en el cual estaba obligado a hacer buenas obras para merecer mi salvación. Mis colegas, me comentaban que siempre debia mencionar en cada misa el tema del Limbo y sobre todo, hacer creer a todos los presentes que a la final TODOS vamos a ser salvos siempre y cuando tengan una comunión con Maria, quien intercede y aboga por nosotros ante Jesus.o si moria sin hacer esto, otro sacerdote mediante sus oraciones hacia que salga del limbo y vaya al cielo. Ahora entiendo lo que Jesus quiso decir cuando hablaba de que el pan tiene que ser sin levadura. La palabra de Dios tiene que ser sin herejias.

Subscribe

Suscríbase a nuestro boletín para recibir las últimas novedades y artículos. ¡Prometemos que no enviaremos spam a su bandeja de entrada!